Figura del Psicólogo Mediador en 2019

Raspberry tart

  • ¿Cómo se define la tarea del Mediador en este 2019?

Sin pretender dar una definición muy exhaustiva de la figura de un mediador, se podría decir que es aquel profesional que de forma neutral e imparcial ayuda a restablecer la comunicación entre dos o más personas que mantienen un conflicto. De esta forma, la función principal de esta figura es ayudar a las partes implicadas en el proceso para que lleguen a un acuerdo, consensuado y beneficioso para ambas.

  • ¿Qué diferencias hay entre un Mediador proveniente del Derecho o un Mediador proveniente de la Psicología?

La formación básica para ser mediador es la misma para ambos, sin embargo, es en la formación específica donde nos diferenciamos. Los profesionales de la psicología tenemos una serie de habilidades y conocimientos adquiridos durante la carrera y en el ejercicio de nuestra profesión que nos aportan una mayor sensibilidad hacia aspectos del comportamiento y la comunicación humana fundamentales para la creación de un clima propicio para el dialogo.

  • Actualmente, para quienes nos leen, ¿cuál es la formación reglada para ser un Mediador si vienes del mundo de la Psicología?

En la actualidad, hay numerosos cursos y centros que imparten la formación necesaria para habilitarse como mediador, sin embargo, no todos ellos cuentan con la certificación necesaria para acceder al registro de mediadores del Ministerio de Justicia. A este respecto, el Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León ofrece una formación específica que cuenta con los créditos tanto teóricos como prácticos que permiten dicho registro.

  • ¿En qué aspectos se valora la Mediación? ¿No es mejor ir a Juicio?

La mediación tiene una serie de principios intrínsecos a ella que hacen que sea un recurso de resolución de conflictos altamente atractivo. De esta forma, podemos resaltar que, a diferencia de un proceso judicial, la mediación en la actualidad es totalmente voluntaria para todos los intervinientes del proceso, esto es, las partes interesadas y el mediador. Asimismo, es un espacio neutral, confidencial y donde impera la igualdad de las partes.

Una de las máximas inherentes a este proceso es su brevedad, así, se observa que un proceso de mediación superior a las cinco sesiones, salvo casos puntuales, no tiene razón de ser. De esta forma, se puede percibir que, a diferencia del proceso judicial, un proceso de mediación no suele alargarse mucho en el tiempo, abaratando los costes del proceso, tanto los económicos como los emocionales.

Por otro lado, otro aspecto que diferencia este proceso del judicial es la flexibilidad. Así, las partes cuentan con el poder de organizar las sesiones, lo que se va a tratar en ellas y cómo se va a llevar a cabo la resolución del conflicto. Asimismo, adquieren un mayor control sobre el proceso y son participes de la solución.

En resumen, la mediación ofrece a los sujetos un ambiente de comunicación y colaboración en el cual pueden, con ayuda del mediador, llegar a un acuerdo satisfactorio para ambos. Asimismo, este acuerdo tiene la validez legal de un contrato o si se registra a través de un notario, adquiere la validez de una resolución judicial.

 con respecto al judicial es que se favorece un ambiente de comunicación y de comunicación.

  • ¿Qué valores añadidos aporta la figura del Psicólogo?

Bueno, el profesional de la psicología cuenta con una formación amplia en diversos aspectos de la psique humana, como son, por ejemplo, el estudio del comportamiento, del manejo del conflicto, la comunicación y el trabajo de las emociones. Todas estas áreas de conocimiento son fundamentales a la hora de trabajar con personas 

  • ¿Se entiende por mediación algo sólo aplicable al ámbito Legal? ¿En qué campos se aplica la Mediación?

La mediación se puede aplicar a todos aquellos ámbitos en los que hay una interacción entre dos o más personas. Aunque inicialmente si estaba más ligado al ámbito jurídico, en la actualidad la mediación tiene múltiples campos de aplicación. Así, por ejemplo, se puede utilizar este recurso para conflictos vecinales, escolares, laborales, de pareja… En resumen, allí donde existe un conflicto se puede emplear la mediación como una alternativa inicial para su resolución. El resto de vías serán accesibles, en cualquier caso, si este recurso no funciona.

  • ¿Cómo podríamos contactar con un mediador llegado el caso?

Bueno, actualmente en Valladolid hay numerosos profesionales formados en mediación, tanto desde el ámbito profesional de la psicología como del derecho, como son los abogados o los procuradores. Sin embargo, desde el Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León contamos con una lista de profesionales cualificados repartidos por toda la comunidad autónoma. De esta forma, contactando de forma directa con mencionado colegio profesional se les proporcionará el contacto del profesional que se encuentre más cercano a su domicilio.

  • ¿A día de hoy hay algún tipo de Oposición u oferta pública para acceder a estos puestos?

Que yo sepa no. Lo más parecido son las listas de mediadores registrados en el Ministerio de Justicia o en el Registro de Mediadores Familiares de la Junta de Castilla y León. Para el primer registro se necesita una formación específica de 100 horas, mientras que, para el de la Junta es necesario otro de 300 horas.

  • Como queja, petición, ¿qué reclamáis los mediadores para este 2019?

Bueno, una de las quejas que hay actualmente respecto a la mediación es su invisibilidad. Aun cuando este recurso, como se ha mostrado, aporta más ventajas que inconvenientes, la mayoría de la población desconoce su existencia, ya que, entre otras cosas, las administraciones públicas no lo promocionan como correspondería.

  • Para finalizar la entrevista, ¿nos podría contar algo sobre sus últimos proyectos laborales o inquietudes relacionadas con la Mediación?

Por supuesto. A día de hoy, uno de mis objetivos inmediatos consiste en la realización del Curso de Mediación Familiar, de 300 horas de duración. Al margen de esto, asimismo, desde el Grupo de Trabajo de Mediación del Colegio Oficial de Psicología CyL seguiremos informando y promoviendo para conseguir que este recurso llegue a la mayor cantidad de gente posible.

Artículo escrito y cedido a este Blog por la psicóloga Inmaculada González Romero©. Todos los derechos reservados/All rights reserved.

Más sobre el autor:

Inmaculada González Romero: Psicóloga con Número de Colegiada COPCyL: CL-4653 y Mediadora civil y familiar inscrita en el registro de mediadores del Ministerio de Justicia.

Baja laboral por depresión y/o ansiedad

Raspberry tart

Cada vez es más común encontrar bajas laborales por problemas relacionados con la salud mental. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión y la ansiedad serán las primeras causas de baja laboral en España en 2020. De hecho, se estima que entre el 50% y el 60% de las ausencias laborales anuales se deben a este tipo de problemas. No obstante, se calcula que en Europa habrá una incidencia similar.

Esta situación conlleva graves pérdidas para la empresas como un aumento de la rotación del personal, una mayor inversión en formación para los trabajadores en sustitución o una reducción de la productividad, entre otras. Sin olvidar además, del coste asociado al mantenimiento del puesto de trabajo de la persona que se encuentra en situación de baja. De ahí que sea tan importante pensar y adoptar medidas para reducir el número de bajas laborales relacionadas con los problemas de salud mental, además de cuestionarse la situación laboral predominante en la mayoría de las empresas y organismos.

¿A qué se debe esta situación?

Existen un gran número de factores que interfieren de forma negativa en la salud del trabajador. Desde el ritmo acelerado de vida hasta las altas exigencias laborales o un ambiente negativo en el trabajo. Tampoco podemos olvidar la situación personal fuera del ámbito corporativo en la que se encuentra la persona. Todo influye a la hora de desarrollar un trastorno psicológico, pero sobre todo las sensación de sobrecarga, de no poder hacer frente a los objetivos, es decir, no considerarse capaz de conseguirlos o simplemente, una inadecuada gestión de las circunstancias. Por lo tanto, este tipo de bajas pueden deberse tanto por motivos laborales (mobbing, no cumplimiento con las normas pactadas, etc.) como personales (muerte de un familiar o una situación especialmente grave).

Ahora bien, ya sea por un motivo u otro, la cuestión es que la situación se mantienen a lo largo del tiempo y no es algo puntual. Además, interfiere en el día a día de la persona, le impide un desarrollo social, laboral y personal adecuado y presenta una serie de síntomas y características específicos.

Baja laboral por depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por presentar síntomas muy variados según cada persona y la gravedad de la misma. No obstante, suele impregnar de gris la visión de la realidad, generar malestar y un gran sentimiento de incapacidad. Todo ello causa que el trabajador rinda menos y por supuesto que experimente grandes dificultades para llevar una vida normal.

Ahora bien, existe también un tipo de depresión relacionada con el trabajo conocida como depresión laboral y que presenta algunos de los siguientes síntomas:

  • Tristeza.
  • Apatía.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Desmotivación laboral y bajo rendimiento.
  • Cambios en los hábitos de sueño y alimentación.
  • Bajo niveles de concentración.
  • Aumento del número de errores y despistes en el desempeño laboral.

Las causas pueden deberse a un ambiente laboral tóxico, problemas de comunicación y conflictos, experiencias altamente estresantes o falta de valoración y reconocimiento entre otras.

Baja laboral por ansiedad

La ansiedad es una respuesta emocional a situaciones o estímulos que se perciben como potencialmente amenazantes. Así, la baja laboral por ansiedad tiene los mismos criterios generales que por depresión o cualquier otro tipo de trastorno psicológico incompatible con la actividad laboral. Los síntomas más características son los siguientes:

  • Taquicardia.
  • Dificultad para respirar.
  • Sudoración.
  • Náuseas, vómitos y mareos.
  • Inquietud e impulsividad.
  • Sensación de inseguridad y vacío.
  • Necesidad de escapar.
  • Miedo a perder el control y a cometer errores.

No obstante, algunos de los desencadenantes más comunes de problemas de ansiedad suelen ser los siguientes:

  • Situaciones desbordantes (exceso de trabajo, poco tiempo libre, altos niveles de exigencia, etc.)
  • Aparición de obstáculos y dificultades que impiden alcanzar los objetivos deseados.
  • Preocupación excesiva y expectativas irracionales.
  • Consumo de drogas o sustancias estimulantes.

Es importante tener en cuenta que tanto en una como en otra ocasión la baja solo puede ser certificada por un facultativo o médico de cabecera, como con cualquier otro tipo de enfermedad.  Ahora bien, el tiempo de baja depende de la situación de cada persona y de los efectos del tratamiento psicológico, ya que solo acudir a terapia psicológica es fundamental en este tipo de situaciones para recuperarse.

Un problema añadido a las bajas laborales relacionadas con los problemas psicológicos es la estigmatización, ya que no suelen ser situaciones no comprendidas por los demás, además de estar asociadas con diferentes tipos de prejuicios.

Claves para mantener una actividad laboral saludable

Aproximadamente 1 de cada 4 personas sufre un problema de salud mental en algún momento de su vida. De ahí que un grupo de investigadores sociales de New Economy (Manchester, Reino Unido) haya elaborado una guía con el objetivo de orientar a empleadores , departamentos de recursos humanos y jefes de equipo ante este tipo de situaciones, además de otra dirigida a los trabajadores y otra para los profesionales sanitarios.

Los investigadores ponen el foco de atención por parte de los empleadores y altos directivos en tres áreas interrelacionadas:

  • Prevención.
  • Recuperación.
  • Reincorporación al trabajo.

La implantación de estrategias adecuadas para promocionar la salud mental en cualquiera de estas áreas favorece la reducción de bajas laborales por ansiedad y depresión, así como facilita sus procesos de recuperación.

Como vemos, tener en cuenta la existencia de los problemas de salud mental, así como de preocuparse por la salud emocional de los trabajadores y poner en marcha herramientas y estrategias para ayudarles es clave para favorecer una actividad laboral saludable.

Gema Sánchez Cuevas

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. Depressive disorders. In: American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:155-188.
  • Dunn, A. L., Trivedi, M. H., Kampert, J. B., Clark, C. G., & Chambliss, H. O. (2005). Exercise treatment for depression: Efficacy and dose response. American Journal of Preventive Medicine. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2004.09.003
  • Craske, M. G., & Stein, M. B. (2016). Anxiety. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(16)30381-6

Artículo escrito y cedido a este Blog por la psicóloga Raquel Herrero Palacios ©. Todos los derechos reservados/All rights reserved.

Pasos para ayudar a un adicto

Raspberry tart

La adicción se ha convertido en uno de los problemas más frecuentes en consulta y clínica en este siglo.

En muchas ocasiones constituye un problema grave que genera gran deterioro en la vida de quien lo sufre y de los que viven o interactúan de alguna manera con él.

Ocasionalmente, pareciera ser un problema crónico, en el cual la persona parece curarse, reponerse y avanzar, pero vuelve a caer en esa espiral de adicción tan perniciosa y que tanto le limita.

Bien, el primer paso, que a la vez parecerá evidente pero que muchos olvidan, y por ello el clave y más importante aunque a la vez se perciba como tan trivial, es el conseguir el reconocimiento por parte de la persona que sufre la adicción.

Que la persona sepa reconocer, analizar, y conocer a fondo su problema, es la piedra angular del camino que nos llevará a una solución acertada, eficiente y sólida.

Este paso suele costar mucho al paciente o persona que sufre el problema;  ya que todos ellos o la gran mayoría suelen ocultar, confundir, falsear y tapar su problema, tanto a los demás como a ellos mismos pensando con una falsa ilusión que “está todo controlado” cuando dista mucho de ser así.

Tras este paso que suele costar mucho, y casi siempre se consigue de mano de un terapeuta o profesional de la salud mental, viene el afrontar el problema propiamente dicho.

Un paso muy importante y muchas veces pasado por alto, es el comunicar el problema y la intención de cortar de raíz con él a allegados, familiares y otras personas que tengan interacción continuada con el interesado, de forma que su problema quede expuesto y que por un lado éste se vea mas forzado por presión a controlarse, y que por otro lado todas estas personas que son conocedoras de la situación hagan de amortiguadores en caso de tener que frenar un impulso, tentación o conducta de parte de la persona que sufre la adicción.

Aquí pondremos el ejemplo más popular: los jugadores compulsivos se inscriben en bases de datos que no les permiten jugar, apostar etc. para así minimizar el riesgo de volver a caer en esas conductas.

Los pasos subsiguientes son de acción pura y dura: involucran casi siempre la figura de un terapeuta, y serán pasos tales como …

 

Asistir a una terapia, activa, programada y enfocada a objetivos claros a conseguir.

Primeramente la terapia se centrará en el estudio y manejo de emociones, analizar los por qué se llego a esa situación, qué se buscaba y qué carencias podían encontrarse en la vida de la persona.

También sería muy deseable un análisis de la conducta y cómo responde la persona a estímulos, a la sustancia o conducta causa de adicción, y pormenorizar dicho estudio adecuado a la individualidad de cada caso concreto.

Un paso importante e integrado en toda esta larga terapia sería trabajar la autoestima y autoconcepto, pues se observa que muchas personas con problemas de adicción realmente piensan y creen que jamás podrán vencerlo ni salir, aumentando la desesperanza y la motivación por trabajar sobre el problema. Esto en muchos casos, agrava sobremanera el problema, porque la espiral se vuelve más fuerte y vigorosa, y la sintomatología y la adicción se recrudecen.

El terapeuta puede incluir también cuando ya esté un poco desarrollada la terapia, actividades que sean llevadas a cabo por la persona interesada y que pongan a prueba su fuerza de voluntad, para estudiar las reacciones que tiene la persona al encontrarse con “tentaciones” de las cuales la vida real está llena y él o ella tendrán que aprender a controlar.

Se trataría de pequeños entrenamientos, de cara al problema y en la vida real, que generarán sensación de controlabilidad al paciente, y le servirán de experiencia y guía sobre cómo reaccionar de la forma más eficaz posible y con menor coste emocional cuando se encuentre con estímulos elicitadores u otras tentaciones.

 

El último paso, sería la plena integración en la vida cotidiana, siempre con continuación en terapia psicológica como respaldo. Aclarar que, se trataría del paso más complicado y cabe reseñar que el anterior suele ser muy dilatado en el tiempo, y que, a pesar de parecer algo corto y lineal no es así. En la fase previa a la que estamos tratando ahora, puede haber muchos años de trabajo, recaídas y volver a empezar con el problema y terapia, por lo que para nada se trata de dar una imagen simplista de la cuestión.

Y ahora sí, la plena integración en la vida cotidiana implica que la persona que sufrió una adicción vuelva a tomar las riendas de su vida y de su día a día, siendo el agente de sus propios actos y decisiones apoyado siempre por su núcleo más cercano y terapeutas. La persona tendrá que ser capaz de desenvolverse y desarrollar todo correctamente dejando a un lado el pasado y tendrá muy presente que para llevar su vida es necesaria la ruptura total con algo que la controló en un pasado y que no es para nada necesario para desarrollar su cotidianeidad y que a mayores, la entorpece, perjudica y descontrola.

Y todo ello, se consigue solamente tras un duro trabajo codo con codo en los planos: cognitivos, conductuales  y emocionales de la persona desde  una perspectiva global e interaccionista.

 

La sociedad debemos ser conscientes de este grave problema al que con mucha frecuencia se quita hierro y que tantas personas, vidas y familias destruye. La información y concienciación son dos potentísimas armas de las cuales podemos hacer uso y que nos llevarán a resultados muy favorables.

 

Raquel Herrero Palacios                                  

 

BIBLIOGRAFÍA:

López, E., Costa ,M. (2008). Educación para la salud. Guía práctica para promover estilos de vida saludables. Madrid, España: Pirámide.

http://muysaludable.sanitas.es/salud/como-ayudar-a-un-familiar-o-un-amigo-con-un-problema-de-adiccion/

https://es.familydoctor.org/como-brindar-apoyo-a-un-adicto/

 

Para saber más…

www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/cecas/qro/anud43_quehacer.pdf

Artículo escrito y cedido a este Blog por la psicóloga Raquel Herrero Palacios ©. Todos los derechos reservados/All rights reserved.

Los mentirosos compulsivos

Raspberry tart

¿Quién no se ha encontrado alguna vez a uno?

Generalmente, al principio nos suelen pasar desapercibidos porque se envuelven en una especie de halo de misterio, en el cual reside la opacidad de su personalidad. Son personas que muestran o dejar entrever nada o muy poco de lo que sea relacionado a su personalidad, problemas, vida cotidiana u otras cuestiones.

 

Este halo de misterio que nos impide conocer a estas personas en profundidad, y por tanto descubrir su verdadera cara, es lo mismo que utilizan para hacer aparentar que todo lo que dicen o hacen es verdad o real. Pero… lo más lejos de la realidad.

 

Al mentiroso compulsivo, le apasiona y le “engancha” mentir. Su conducta es como una bola de nieve que rueda y rueda y cada vez se hace más grande. Ellos se construyen su propia vida, y en función de esa percepción así obran y comunican.

 

Empiezan emitiendo mentiras o mintiendo en los aspectos más banales y triviales que no afectan al bienestar o la dignidad de las personas que le rodean y con que se relacionan.

Para pasar al siguiente nivel, lo que ocurre es, que este tipo de mentiras mas “superficiales” aumentan en cantidad.

Y de este nivel ahora sí, ya pasan a mentiras mayores, y a áreas más tocantes de su vida cotidiana como pueden ser la familia, el trabajo, instituciones, pactos formales, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado…etc.

 

LAS CARACTERÍSTICAS MÁS SALIENTES DEL MENTIROSO COMPULSIVO SON, ENTRE OTRAS, Y POR NORMA GENERAL:

 

  • Una excesiva confianza y seguridad en sí mismos, pensando que nadie les va a pillar nunca. Se creen invencibles e inmunes, y eso les envalentona más para seguir mintiendo.
  • Hay personas que obviamente de vez en cuando los descubren, y de éstas personas suelen pensar que son exagerados o que “ven donde no hay”. Una vez más, éste, es uno de los aspectos donde se puede ver con más facilidad que este tipo de personas se creen su propia farsa y su propia mentira.
  • Piensan de sí mismos que son personas que llevan vidas ejemplares. En algunas ocasiones su personalidad denota cierta egolatría y falsa e infundada megaautoestima.
  • Muchos de estos mentirosos compulsivos, ya “apuntan maneras” en la infancia tardía y en la adolescencia, alcanzando las cotas más altas en la vida adulta.
  • Carecen de empatía y de ponerse en el lugar de lo poco ético que es engañar a alguien o que potencialmente se le puede hacer daño, vapuleándolo y complicándole las cosas. Es por tanto que carecen de escrúpulos, otra vez unimos esto con la egolatría, mienten lo que haga falta a costa del bienestar de los demás para que ellos estén lo mejor posible. En muchas personas mentirosas compulsivas, hay un marcado factor o rasgo de personalidad ligado a la psicopatía. En puntos siguientes, al desarrollar más características sobre estas personas enumeraremos muchos rasgos de esta personalidad, que en su día expuso Cleckley. Y es que estoy dando una explicación un tanto circular, pero…la falta de remordimiento y empatía es una de las razones más de peso que llevan a estas personas a mentir constantemente.
  • Otra característica de estas personas es su falso encanto superficial. A veces en una primera impresión pueden parecer personas con alto magnetismo y riqueza personal, pero es como la trampa que tienen para relacionarse con los demás y entre todos ellos existirán muchas víctimas de sus mentiras.
  • Muchas de estas personas tienen vidas tan rodeadas de mentira, que ni siquiera dejan de mentir a sus parejas, esposos y esposas, hijos, hermanos y demás familiares o personas que se supone que les quieren y que ellos también deberían querer.
  • Nunca se paran a pensar que lo que hacen está mal y la autocrítica es siempre cero, por tanto no modifican su conducta, y por ello, ésta siempre tiende a ir a más.
  • Son bastante insensibles para con el resto de personas en general, egocéntricos y muy carentes de empatía pero…nada que no hayamos comentado ya.

 

¿Pero entonces… cómo detectar a un mentiroso compulsivo?

 

La verdad es que muchas veces no es muy evidente detectarlos, y lo hacemos a toro pasado, sintiéndonos los más tontos del mundo por no habernos dado cuenta antes, tras el engaño.

Pero por suerte….hay ocasiones en las que algunas pautas, nos pueden ayudar más de lo esperado.

Generalmente, a nivel conductual, estas personas hacen muy escaso o nulo contacto ocular con las personas con las que se relacionan. Suelen criticar a todo el mundo y luego les hablan como si los apreciaran mucho o fueran sus mejores amigos. Son excesivamente opacos. Más allá de la reserva de una esfera de la vida particular de cada uno, son personas poco claras o con dobleces, con las que no se puede profundizar al conocerlas aunque pase largo tiempo de relación.

Actúan y mueven hilos en la sombra. Es difícil ahondar en rutinas  y costumbres de la vida diaria de estas personas. Muchas veces llevan vidas inestables, desordenadas y caóticas, así como ya hemos remarcado, plagadas de egocentrismo, culto a sí mismos y narcisismo, así como escasez de autocrítica.

Y la más evidente de todas…. Que en algunas ocasiones, se les pilla en renuncios o mentiras que se pueden contrastar. El que es mentiroso compulsivo, y es pillado una vez, basta con esperar en el tiempo y observar, para que la conducta y el patrón, se repitan nuevamente.

 

Y finalmente os dejare con el mejor consejo que os podrán dar si tenéis cerca a un mentiroso compulsivo: Saber detectarlo a tiempo, (estas claves y este artículo pueden servir) y también por último y no por ello menos importante, saber alejarse de ellos.

Son personas muy tóxicas que solo traen problemas, disgustos y nos pueden meter en conflictos ajenos a nosotros pero que de alguna forma, nos salpiquen. Para sintetizar todo esto que acabo de decir, parafrasearé al gran pensador y filosofo griego Aristóteles: “Platón es mi amigo, pero la verdad me es más querida”.

Artículo escrito y cedido a este Blog por la psicóloga Raquel Herrero Palacios ©. Todos los derechos reservados/All rights reserved.

¿Qué es la asertividad?

Raspberry tart

Seguro que a lo largo de nuestra vida todos hemos escuchado alguna vez la palabra “asertividad”, o hemos escuchado a personas que nos dicen ” no eres nada asertivo/a”, o, todo lo contrario “tienes mucha asertividad”.

Pero, ¿qué es exactamente la asertividad?, ¿Todos podemos ser asertivos?, ¿cómo podemos conseguirlo?.

Podríamos decir que la asertividad se define como “la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento

Se puede deducir de esta definición que una persona asertiva es aquella que dice las cosas abiertamente y de forma clara, sin dañarse a sí mismo o a los demás. Son esa clase de personas que no ponen excusas cuando no desean realizar algún plan y a la vez, respetan la decisiones y opiniones de los demás.

Pero debemos tener en cuenta, que la asertividad no camina sola.

Existen otros dos tipos de personalidad que nos permiten calificar a las personas de nuestro alrededor:

  • Personalidad agresiva: Este tipo de personalidad de caracteriza por ser individuos que imponen su opinión por encima de la del resto, que no respetan las libertades y derechos de los demás, que gritan y se enfadan con frecuencia y que no saben mantener conversaciones ni relaciones sanas con el resto del mundo.
  • Personalidad pasiva: es aquélla que no hace las cosas por sí misma, sino que deja actuar a los demás. La pasividad es una actitud opuesta al compromiso, a la acción constante, a la voluntad de dirigir la propia vida y de involucrarse con todas y cada una de sus etapas.

Como habréis comprobado, la personalidad ideal y sana es la personalidad de tipo asertivo.

Pero lo cierto es que, todos nosotros solemos oscilar a lo largo de nuestra vida en cada uno de los tres tipos de personalidad.

Raramente encontraremos a alguien que siempre, las 24 horas del día, todos los días del año, sea una persona únicamente pasiva, agresiva o asertiva.

Lo importante es que cada uno de nosotros solemos encontrarnos durante más tiempo en uno de esos tres tipos de personalidad.

La tarea importante en este caso, es saber trabajar y adquirir las herramientas para convertirnos la mayor parte del tiempo, en personas asertivas e intentar oscilar cada vez en menor medida, en los otros dos tipos de personalidad.

Lograr este objetivo requiere meses o incluso años de trabajo y esfuerzo mental y conductual por parte de la persona que desea realizarlo.

Es importante tener presente que todas/os nosotras/os podemos conseguir llegar a ese nivel de asertividad esperado, de hecho, seguro que muchas/os de nosotras/os ya conocemos a alguna persona asertiva en nuestro alrededor.

Si la conoces, acércate más a ella, aprende las cualidades de su buen carácter e intenta aplicarlas en tu vida y en tu personalidad.

¡Puedes conseguirlo!.

Artículo escrito y cedido a este Blog por la psicóloga Andrea Mezquida. Valencia Julio 2018. ©. Todos los derechos reservados/All rights reserved.