La importancia de poner límites a los niños sin ser autoritario

Todos y cada uno de nosotros hemos visto alguna vez a alguien desbordado con un niño: ya sean hijos, sobrinos, nietos…

A priori puede resultar complicado, pero si se pone límites de forma consistente (es decir continua en el tiempo) veremos que todo esto, da sus frutos.

Uno de los mejores consejos que se pueden dar para poner límites con los críos sin caer en el ser un dictador es, la objetividad. Cuando somos objetivos estamos siendo juntos y el niño lo ve todo más claro.

Las broncas no se echan porque hoy tengo un mal día, o porque lo digo yo. La objetividad nos permite demostrar.

Otra opción y consejo muy buenos es dar opciones para que ellos elijan entre dos alternativas si se ven desbordados: esto aplica muy bien cuando quieren que les compremos dos o más juguetes.

La firmeza es otra llave que nos lleva al éxito. Debemos imponernos con firmeza, sin gritos ni cosas raras que seguro van a asustar al niño. Con dirigirnos a ellos con el rostro serio y sin titubeos, es suficiente.

A la vez se han de llevar a cabo dos comportamientos que a priori pueden parecer contradictorios: guardar las distancias porque no somos amigos del niño somos o su cuidador, o sus padres, o sus abuelos o sus maestros. Pero a la vez, debemos de ser cercanos y empáticos con el niño. El ponernos a su altura para hablarles, es fundamental. Guardar las distancias con los niños nos ayudará a mantenernos siempre como una figura de autoridad, pero tampoco podemos caer en auténticos dictadores. Esto último es una delgada línea que no se ha de traspasar, ya que afecta al desarrollo afectivo de los niños.

Debemos siempre reforzar lo positivo y nunca lo negativo. Si hacemos lo segundo estamos haciendo más probable que la conducta no deseada se mantenga y no se extinga que es el objetivo. Si enfatizamos lo negativo con frecuencia corremos el riesgo de que el niño vea afectado su autoestima y autoconcepto.

Una de las mejores cosas que podemos hacer para que los niños obedezcan es ser razonables y explicar el por qué de las cosas. Que indeseada era la forma de educar de pocas décadas atrás con él: “porque lo digo yo y punto” esos argumentos se desacreditan por si solos. Explicando hacemos que el niño entienda nuestro malestar, comprendiéndonos y facilitando todo el proceso.

Es muy importante que seamos firmes. Nunca podemos permitir que un niño nos tome a la ligera, la firmeza en el argumento nos aporta seguridad, convencimiento y  los niños lo perciben todo. Perciben la inseguridad con mucha facilidad. Debemos demostrar que estamos convencidos de lo que expresamos de nuestros argumentos y creencias. Si no somos firmes, el niño ganará. Percibirá que hemos tirado la toalla y se sentirá fuerte y triunfador.

Y sobre todo, y más importante: hay que desaprobar la conducta del niño, no al niño. Muchas personas cuando riñen o reprenden a un niño por haber hecho algo, se meten literalmente con él: lo infravaloran, y explican su conducta mediante causas internas y estables en el menor. Con esto hay que tener mucho cuidado, conlleva consecuencias pésimas a largo plazo y daña el autoconcepto afectando seriamente al desarrollo afectivo.

Si desaprobamos al niño, solo conseguimos que se sienta triste, que no se sienta útil, y que nos tenga miedo. Somos figuras de autoridad que le ayudamos a ser mejor persona, no alguien a quien haya de temer.

Para concluir expondré y resumiré que para lograr nuestro objetivo, que es poner límites sin caer en la dictadura, basta con hacer uso de la empatía y el sentido común. Con estas dos cosas tendremos casi todo el camino hecho, para nada necesitamos hacer un máster en psicología infantil. La paciencia es un elemento elemental asimismo, ya que los niños, la requieren. Ellos no tienen la capacidad que tenemos nosotros y por tanto somos nosotros quienes debemos controlar la situación y nuestras emociones.

Perder los papeles delante de un niño puede producir en ellos respuestas agresivas, ira, frustración … a parte de que presencian y se empapan de pésimos modelos de conducta. Seamos adultos capaces y efectivos para evitar conductas no deseadas, y no nos convirtamos en enemigos del niño o una figura a la que temer. Es mucho más difícil incurrir en esos errores, que hacerlo correctamente. Usemos nuestras grandes aliadas, sentido común y empatía, muchas veces muy olvidadas en nuestro mundo frenético e híper desarrollado.

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2020 all rights reserved.

Informática y Redes Sociales en el mundo de la Psicología. Entrevista al psicólogo Unai Aso.

En la sesión de hoy, hablaremos este tema: Informática y Redes Sociales en el mundo de la Psicología.

Entrevista al programador informático y psicólogo Unai Aso. Entrevistador: Carlos Sos

07-Julio-2020

Conozcamos al entrevistado:

Unai Aso es un apasionado desde que tiene uso de razón por las ciencias y el conocimiento en general. Comenzó estudiando programación informática y trabajó una temporada en el mundo tecnológico como programador. Más tarde, impulsado por una vocación que siempre ha tenido, decidió estudiar Psicología para intentar comprender qué nos motiva a sentir y pensar de determinada manera y por qué somos como somos y hacemos lo que hacemos.

Formado como psicólogo sanitario y especializado en neuropsicología, ha trabajado en diversos centros y gabinetes privados, así como por su cuenta realizando rehabilitación cognitiva en consulta y terapia online. También ha llevado a cabo labores de redacción y divulgación de contenidos sobre psicología, neurociencias y salud en algunos de los portales de habla hispana más visitados de la red.

Duelo. Entrevista a la psicóloga Mónica González Martín

En la sesión de hoy, trabajaremos un tema muy conocido por todos, pero poco profundizado, el Duelo.

Entrevistamos a la psicóloga Mónica González Martin, que trabaja en la Getafe y Pinto (Madrid) España.

Entrevistador: psicólogo Carlos Sos, Valladolid, España.

Mónica González Martín, es psicóloga especializada en terapia individual, terapia de pareja y sexualidad, terapia de familia, enfermedad mental, discapacidad intelectual, niños y adolescentes. Tiene amplia formación en las orientaciones de psicología sistémica, psicoanálisis, psicodrama y psicología cognitivo-conductual. Trabaja en sus consultorios de Getafe y Pinto (Madrid).

25-Junio-2020

EL PÁNICO Y MIEDO IRRACIONAL: ¿QUÉ LO SOSTIENE?

En estos días estamos sin duda acudiendo a un escenario histórico. Tened claro que nuestros hijos, lo estudiarán en sus libros de historia.

Todo esto del coronavirus nos ha venido un poco grande a los españoles. Con nuestro carácter improvisador y apasionados por el terraceo, nos habían llegado ciertas voces de oriente advirtiendo, pero muchos lo tomaron como algo baladí.

Como se suele decir, en menos que canta un gallo, el problema llegaba a nuestra vecina Italia, y casi al instante a nuestro país. Y ya era demasiado tarde.

Entonces los medios de comunicación, siguiendo la pauta de su trabajo, soltaron la bomba que cayó en miles de hogares, e hizo estremecer a no pocos.

Asistimos entonces a: colapso de supermercados, desabastecimiento de ciertos productos como el papel higienico (el arroz seguía en su estantería) e histeria generalizada. Por supuesto productos como mascarillas y gel desinfectante desaparecieron para siempre por momentos llevando a pura especulación con ellos.

Mi última tarde en libertad, tan cercana pero que la siento tan lejana, nadie ni nada me haría presagiar que en pocas horas estaríamos (o deberíamos estar) confinados en casa obedeciendo un estado de emergencia nacional.

Y entonces la histeria se generalizó: el desabastecimiento de supermercados debido al acaparamiento y compra masiva, continuó para dejar sin bienes esenciales a curritos tras una intensa jornada laboral, o a abuelitos con poca movilidad, que acudían en pareja apoyados el uno en el otro para poder traer a casa a duras penas 4 productos.

Y esto nos debe llevar a reflexión. ¿Por qué?

Somos histeria pura y dura, tan fácilmente manipulables… yo misma confieso haber tenido miedo y estar desestabilizada emocionalmente. Yo psicóloga, de profesión y vocación. El cazador cazado.

Los mass media, la presión del igual, el miedo a un enemigo invisible como esta vez, hacen actuar al ser humano de las formas más insolidarias y estúpidas históricamente conocidas. Estos días se han podido ver mucha inmadurez e irracionalidad. Ante hecatombe, que no sabemos lo que durara, muchos pueden estar tranquilos de estarse limpiando con el mismo lote de papel higiénico hasta las navidades siguientes.

Pero bueno, reflexionemos y tiremos de hemeroteca (como se suele decir) tanto en literatura como en cine, tenemos buenos ejemplos eso si figurados o ficticios que por desgracia se han hecho realidad en nuestros días:

 

Obras como el Decamerón de nuestro querido Boccaccio, La peste de Camus,  o La Máscara de la muerte roja de Poe, fueron magnificas profecías de los tiempos que hoy nos está tocando vivir.

Pero no solo tenemos estos ejemplos en los libros. Ya si nos fijamos en el cine, tenemos multitud de ejemplos de los más a los menos aterradores. Y en todos más de lo mismo, supermercados vacios, incivismo, insolidaridad, egoísmo, y mirarse al ombligo. Películas como Guerra Mundial z, La Peste, Contagio  e incluso la ya antigua Pánico en las Calles son muestras de estos sucesos llevados a la gran pantalla.

El balance de todo esto: pues que todas estas obras artísticas han ilustrado muy bien lo que estamos viendo estos días. Decretan el estado de emergencia y con él el confinamiento y al día siguiente miles de runners, bicicleteros, paseadores de perros compulsivos y otros despistados sobre todo mayores se echan a las calles. Seamos cívicos.

Apelemos al sentido común, nos estamos quedando en casa para que miles de sanitarios, transportistas, cajeras y otros indispensables puedan hacer bien su trabajo y no llegue a mas la situación. Por qué nos empeñamos en retarles a un pulso. Solo conseguiremos contribuir al aumento exponencial de casos, y que el sacrificio que realizan estos grandes profesionales sea en vano. Ya habrá tiempo de salir, se trata de que si nos infectemos, lo hagamos escalonadamente, por favor pensemos en los demás y en nosotros. No saturemos los recursos, si ellos enferman nos quedaremos desvalidos.

Y para terminar quiero pensar que algo muy bueno vendrá de todo esto. Agradeceremos todo mas, nuestra libertad, quizá nos planteemos muchas cosas que hay en nuestra vida que queríamos cambiar. Quiero pensar que la investigación será prolija y que no solo descubriremos la vacuna para esta enfermedad.

Quiero pensar que  la economía mundial resurgirá y que tendremos nuevas y creativas formas de trabajar. Esas cosas que a los divergente pensadores y creativos nos encantan.

Nuestra sanidad se verá fortalecida así como el sector comercial de primera necesidad y logística.

Estos días, me calma observar como personas ponen su altruismo en la palestra y salen personas de mi generación y más jóvenes que se prestan a cuidar niños, hacer compras a mayores, etc.

 Esto es con lo que me quedo, y sobre esto reflexionare para pasar la dura cuarentena que se avecina.

Quedaos en casa, no merece la pena correr riesgos innecesarios. Pronto nos veremos, en las calles, en las terrazas, en las tiendas, y dudo mucho que en la zona del papel higiénico, en la que estaremos unos pocos trasgresores de la norma. Animo, fuerza,  y feliz confinamiento.

 

RAQUEL HERRERO PALACIOS

 

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20200313/novelas-virus-coranavirus-peste-7889341

https://www.infobae.com/america/cultura-america/2020/03/15/cuando-el-cine-se-anticipa-10-peliculas-sobre-virus-y-epidemias-que-amenazan-a-la-humanidad/

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2019 all rights reserved.



El trastorno de control de impulsos. Actualización en 2020

De causa o etiología desconocidas, los trastornos del control de impulsos engloban a un grupo de trastornos, cuyas características más salientes son: no soportar o resistir el impulso de llevar a cabo determinadas acciones siendo en muchas ocasiones peligrosas para el propio sujeto o los demás, tensión emocional presente antes de llevar a cabo la citada acción, durante la acción sensación placentera, de libertad y de control, y en ocasiones también tras la acción puede hacerse presente el remordimiento o la culpa.

Hay numerosos tipos. Y además no nos hace falta reseñar que, el trastorno de control de impulsos, está íntimamente ligado con el TOC. También este trastorno se relaciona con la ansiedad, ya que puede actuar como causa o como consecuencia del mismo, y como no, no deja de ser una adicción, ya que muchas personas que sufren este trastorno, se ven inmersas en infinitas espirales de las que no pueden salir, ya que son adictos en cierto modo a realizar o completar esos impulsos. Y muchas veces como hemos dicho, de forma compulsiva.

Entre los numerosos tipos existentes de este tipo de trastorno, estarían:

El trastorno explosivo intermitente. La característica más saliente es el ataque de ira que lleva aparejado, suelen remitir rápidamente y hay alto nivel de arrepentimiento y autorreproche.

Cleptomanía. Se trata de un impulso irrefrenable de robar objetos con o sin valor. No premeditado.

Piromanía. Se trata de una fascinación por el fuego y gratificación por provocarlo. Premeditado.

Ludopatía. O juego patológico. Conducta de juego persistente y en aumento. Desequilibra los ámbitos familiar, económico y social de quien la padece.

Tricotilomanía. Falta de control de impulsos que lleva a tirarse del pelo y arrancarlo provocando calvas en muchos de los casos. Muchas veces puede ir relacionado con la tricofagia; esto es, arrancarse el pelo y comérselo.

Dermatilomanía. Compulsión por rascar, excoriar o pellizcar la propia piel causando lesiones.

Onicofagia: hábito compulsivo de comer, cortar o morder las uñas. Se ve sobre todo en la infancia y puede llegar  a mantenerse a lo largo de la vida.

Dermatofagia: trastorno de control del impulso relativo a morderse y comerse la piel de alrededor de las uñas. Frecuente en niños y también puede mantenerse en la vida adulta.

Tricofagia: fallo en el control de impulsos relativo a arrancarse el pelo y comérselo.

Compra por impulso o comprador compulsivo: impulsos irresistibles de compras espontaneas y no premeditadas. Lo hacen repetidas veces.

Síndrome de acaparador compulsivo: tienden a acumular o adquirir artículos de forma excesiva en todos los sentidos. Incluyendo objetos sin valor, insalubres o peligrosos.

Cabe reseñar que dentro de los trastornos del control de impulsos, existe una subcategoria, que engloba cinco trastornos que se focalizan en el cuerpo: tricotilomania (pelo), onicofagia (uñas), dermatofagia (piel), dermatilomanía (piel), y tricofagia (pelo).

Todas estas conductas, y otras no expuestas menos frecuentes pero que suceden, pueden tener una etiología difusa, pero en lo que los autores tienen consenso es, en que infancias y desarrollos problemáticos, marcados por la ansiedad y los conflictos en cualesquiera que sean los ámbitos, parecen actuar como coadyuvantes para todo este tipo de conductas. Este tema en si mismo daría para un articulo propio, por lo que explicamos someramente la idea. En resumen, grandes cantidades de ansiedad y estrés pueden desembocar en uno de estos trastornos, y a su vez, estos son la consecuencia que tienen todos y cada uno como denominador común.

¿Cómo afrontar este problema desde la psicología?

Pues en este sentido también se observa un punto de encuentro entre los profesionales de la salud mental: lo ideal en estos casos es la terapia cognitivo conductual. Por un lado se restablecen y reforman los esquemas cognitivos de la persona, y se educan las conductas eliminando la ansiedad y trabajando sobre ella, para así intentar ir cortando las conductas compulsivas que hacen fallar el control de impulsos.

Los trastornos del control de impulsos, aunque desconocidos e ignorados, tienen una alta prevalencia, y la comunidad científica debería investigarlos para atajar las posibles causas. Es un problema muy grave, que desestabiliza las vidas de quienes lo padecen y de sus familiares y allegados, a los niveles: interpersonal, económico, social, de salud, amoroso, familiar etc.  Debemos por tanto concienciarnos de su gravedad y de las formas de prevenirlos o promocionar pautas de una vida saludable que hagan estar a las personas “vacunadas” ante la probabilidad de caer en el problema.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.cop.es/colegiados/MU00024/impulsos.htm

https://www.familiaysalud.es/sintomas-y-enfermedades/cerebro-y-sistema-nervioso/salud-mental/trastorno-del-control-de-los

https://fepsm.org/files/publicaciones/Los_trastornos_del_control_de_los_impulsos_y_las_psicopat%C3%ADas.pdf

http://www.fundacioncadah.org/web/printPDF.php?idweb=1&account=j289eghfd7511986&contenido=trastornos-disruptivos-del-control-de-los-impulsos-y-la-conducta

PARA SABER MÁS

http://www.fundacioncadah.org/web/printPDF.php?idweb=1&account=j289eghfd7511986&contenido=trastornos-disruptivos-del-control-de-los-impulsos-y-la-conducta

http://asapme.org/guia-de-enfermedades-mentales/trastorno-del-control-de-los-impulsos/

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2019 all rights reserved.

Salario emocional, apostar por el talento y el bienestar de los trabajadores

¿Hasta qué punto el dinero es lo más importante para un trabajador? ¿existen otros tipos de retribuciones que valoran los empleados? ¿un sueldo alto es la mejor forma para retener el talento?

Aunque hubo un tiempo en el que el tema económico fue el aspecto más valorado a nivel laboral, en la actualidad parece que no lo es tanto -al menos no es el único-, el salario emocional también cuenta y cada vez más.

En la actualidad, no solo existen nuevas profesiones a partir de la revolución digital, sino que los candidatos son mucho más exigentes y tienen otro tipo de inquietudes. Las empresas tienen que adaptarse a ellos. Algunas como Google o Facebook lo saben y ofrecen a sus empleados no solo buenas condiciones económicas sino retribuciones a nivel emocional enfocadas en el aumento de sus niveles de motivación, productividad y bienestar.

Horarios flexibles, actividades de ocio, planes de jubilación, coches de empresa, descuentos en establecimientos, viajes o sesiones de yoga y masajes son solo algunos ejemplos. Se trata de retribuciones que van más allá de lo económico y que tienen como objetivo satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador.

El salario emocional implica dar “la oportunidad para que las personas de todo nivel se sientan inspiradas, escuchadas, consideradas y valoradas como parte de equipos; de los cuales se sienten orgullosos de pertenecer, crecer, desarrollarse y ser cada vez más empleables” (Temple, 2007).

Como vemos, este tipo de compensación es un avance a nivel laboral, un indicativo de que ciertas empresas se preocupan por la calidad de vida de sus trabajadores y de que comprenden que el estado de ánimo y los niveles de satisfacción y motivación de los empleados son aspectos claves para su productividad y rendimiento. De hecho, Great Place to Work es una organización a nivel internacional que selecciona anualmente a las empresas que son valoradas así por sus trabajadores, para luego hacer un ranking.

Ahora bien, para ofrecer un salario emocional adecuado no basta con querer que los trabajadores se encuentra bien, sino que es necesario un estudio de los factores o condiciones que influyen en su bienestar. Para ello, los departamentos de Recursos humanos deben tener en cuenta cuáles son las condiciones para trabajar a gusto, para tener un espacio de trabajo adecuado, para crear un clima positivo de compañerismo y, sobre todo, qué opciones pueden ofrecer para la conciliación del trabajo y la familia. De esta forma, las empresas no solo tendrán a empleados satisfechos, sino que estarán motivados y serán un reclamo para la atracción del talento. Y además reducirán el absentismo laboral y el número de rotaciones de personal.

De hecho, según el psicólogo israelí y doctorado en Comportamiento Tal Ben Shahar organizacional, “la felicidad, tanto en el campo personal como en profesional, deriva en un mayor índice de eficiencia y productividad laboral y ayuda a la retención del talento”.

Además, el salario emocional impacta de forma muy positiva en la propia valoración del trabajador a nivel laboral, ya que se siente reconocido, válido y con un fuerte sentimiento de pertenencia hacia la empresa, por lo que aumenta su compromiso con ella.

Como vemos, preocuparse por los trabajadores es una de los aspectos que más deben de tener en cuenta las empresas, porque al fin y al cabo, estas no son posibles sin su esfuerzo y dedicación. Y aunque las condiciones económicas son importantes porque permiten vivir, el salario emocional también lo es porque ofrece la posibilidad de sentirse vivo.

Bibliografía:

  • Fundación RH (2006). El Salario Emocional. Recuperado el 20 de octubre de 2014 de http://www.factorhuma.org/attachments_secure/article/8299/salari_emocional_cast.pdf Guataquí, J. (2009). Impacto de la reforma laboral-Ley 789 de 2002 en Colombia. Magazines del Mercado de Trabajo, número 1. Bogotá: Ministerio de Protección Social.
  • Polo, José María. Retribución emocional. Barcelona: Ediciones Granica, 2005.

Artículo escrito y cedido a este Blog por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas ©. Todos los derechos reservados/All rights reserved.

¿Por qué cuando estoy nervioso como más?

La pregunta que más de una vez nos hemos hecho. Es algo que siempre solemos observar en estudiantes en época de exámenes, en personas que realizan un viaje circunstancial u otro tipo de situaciones afines.

La respuesta, es fácil: las emociones están relacionadas con impulsos básicos y comer es uno de ellos.

Ciertas situaciones de la vida, activan nuestras alertas, el cuerpo y la mente se preparan para reaccionar, y este puede ser, si se dan las circunstancias, uno de los efectos colaterales. Comer para pasar el mal trago, y por encima de la cantidad normal.

 Comer desmesuradamente nos lleva a una calma rápida y un refuerzo positivo fuerte. Todo está bien cuando comemos y además, la sangre que activaba las partes del cuerpo necesarias para la lucha o combatir la ansiedad luchan en competencia por la sangre destinada al sistema digestivo para la digestión dejando menos recursos a la ansiedad, y por ende, tranquilizándonos.

Claramente, cuando se reacciona de una forma exagerada y excesiva, entra en juego la ansiedad y por ello dejamos de ser tan comedidos como siempre. El área de las emociones, sobre todo la amígdala, se prepara y se pone a trabajar “a tope” por lo que, según que personas para contrarrestar esto, realizan una serie de conductas y entre ellas puede ser la de comer grandes cantidades.

Así pues, el comer emocionalmente suele suceder ante cataclismos emocionales como fallecimientos o divorcios.

En estas situaciones de hambre emocional, suelen consumirse alimentos consuelo. Ciertos estudios demostraron que las personas felices tendían a consumir alimentos como pizza mientras que las tristes, algunos como helado o galletas.

Lo que es ley es que cuando estamos nerviosos y ansiosos no nos da por consumir vegetales o frutas. ¿Y esto por qué?

“Esto sucede porque los alimentos ricos en grasas, como el helado, pueden activar sustancias químicas corporales que crean una sensación de satisfacción y logro. Este rasgo casi adictivo puede hacer que volvamos a refugiarnos en esos alimentos cuando volvamos a sentirnos mal”.

Para detectar el hambre emocional, dejaremos unas pequeñas características que lo hacen inconfundible:

  • necesidad urgente de comer
  • deseo de comer algo en especial (por ejemplo, pizza o helado)
  • se come más de lo normal
  • sentimiento de culpa al terminar de comer

Lo más deseable si se detecta esta conducta es evitarla, ya que es una de las múltiples causas de la obesidad. Controlar la conducta de comer en estas circunstancias para manejar las emociones es lo ideal.

También es deseable aprender a afrontar las emociones y situaciones y con ello, gestionarlas de forma efectiva. Para ello uno de los primeros pasos es el autoconocimiento y las conductas sustitutivas.

Podemos probar con distraernos de la forma que sea, haciendo tareas, llamando a un familiar, e incluso podemos escribir sobre cómo nos sentimos para analizarlo posteriormente y conocernos mejor y manejar de mejor forma la ansiedad.

Hablar de lo que nos está pasando con alguien suele funcionar y ser muy eficaz. Debemos ser conscientes de que buscar la calma comiendo no es una solución y que nuestros problemas y circunstancias no se solventan con alimentos.

También deberíamos buscar alimentos sustitutos más saludables, y menos calóricos y grasos en casos de hambre emocional.

Un mensaje muy importante que me gustaría lanzar con este artículo es que actualmente, hay un montón de problemas y patología que se ve en consulta ligada al comer por nervios o hambre emocional. Es un problema creciente, que como ya reseñé antes puede conducir a trastornos de obesidad.

Una de las formas en que se manifiesta el hambre emocional es el conocido atracón o comer grandes cantidades de alimentos o más de lo que nuestro cuerpo puede asimilar en cortos periodos de tiempo. Hay que prestar mucha atención porque si se pierde el control con este tipo de conductas o se hacen muy frecuentemente, pueden llegar a convertirse en trastornos de la alimentación muy serios y perjudiciales para la salud, incluso convertirse en bulimia nerviosa.

No quiero dejar de recordar, que lo mejor en estos casos si se convierte en algo frecuente, o empieza a limitar la vida de quien lo padece, se debe consultar a un profesional y pedir ayuda, ya que esto permitirá mitigar el malestar y ansiedad del individuo e impedir caer en rutinas o costumbres perniciosas para la salud y la sana alimentación de cada uno.

Un profesional siempre nos escuchará y solucionara nuestro problema de la mejor forma para nosotros y nuestra mente. No dejemos que las cosas vayan a más y todo empeore.

BIBLIOGRAFÍA:

https://kidshealth.org/es/teens/emotional-eating-esp.html
https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20161017/411027602566/comer-ansiedad.html

PARA SABER MÁS Y AMPLIAR:

https://www.saludymedicinas.com.mx/nutricion/alimentacion/hambre-nerviosa-desorden-alimenticio-por-estres-y-nerviosismo

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2019 all rights reserved.

Mindfulness y Psicoterapia en 2019

1) Expliquemos un poco al lector no profesional, qué es la psicoterapia y qué es el Mindfulness?

Responder a eso en pocas líneas tendría premio !!! La psicoterapia la podemos entender, en términos simples y amplios, como un proceso. Básicamente un proceso de sanación, un proceso de aprendizaje, un proceso para lograr tener una relación diferente con el sufrimiento, una evolución…. etc. Hay muchas formas de verla. Está claro que puede variar mucho pues no es lo mismo una psicoterapia para una persona que está diagnosticada con un problema mental ‘grave’ que un psicoterapia para trabajar un proceso de crecimiento interior. Tampoco es lo mismo una psicoterapia desde una perspectiva de un psicoanalista o de un terapeuta cognitivo-conductual. Por otro lado el mindfulness es un término que hace referencia a varias cosas. La traducción más cercana al castellano es atención plena. Aunque eso no nos dice mucho. Por otro lado, en este momento mindfulness es un conjunto de prácticas extraídas de diferentes tradiciones meditativas (budismo, yoga, taoismo, zen, etc) que fueron sistematizadas para poder ser estudiadas o mejor dicho, para poder hacer ‘experimentos’ siguiendo, en la medida de lo posible, metodologías de la ciencia positivista. Esto es, hacer experimentos que sean reproducibles, intento de eliminar factores subjetivos, etc. De las prácticas meditativas clásicas se extrajeron, en un primer momento, las que tienen que ver con el desarrollo de la atención y de la integración ‘mente-cuerpo’.

2) Es el Mindfulness una técnica, una práctica, un estilo de vida, un prisma desde donde ver el mundo, una moda?

Es todo eso a la vez, porque depende de quién la haga…. jajaja El mindfulness es un conjunto de técnicas que son indisociables de la práctica. Ahí ya tenemos un primer tema, si alguien ha hecho un curso de mindfulness hace menos de un año muy difícilmente tenga integrada la práctica. ¿es un estilo de vida? Pues en mi opinión no, es un conjunto de prácticas que te ayudan a tener un estilo de vida más sano, entre otras cosas. ¿un prisma desde donde ver el mundo? la realidad es que el conjunto de prácticas de mindfulness pueden ayudarte a ver las cosas desde una perspectiva diferente. Está claro. Y el elemento fundamental aquí es entender que la atención plena es una adjetivación de la palabra atención, que no es ni más, ni menos, que una función cerebral básica y fundamental para el ser humano. Y es evidente que, en la medida en que mejoramos esta función básica mejoran muchas otras cosas.

3) Por qué ha tenido el éxito que ha tenido en todos estos últimos años?

Creo que el éxito se debe a muchos elementos, intentaré hacer un resumen, porque da para una tesis doctoral (mira, igual podríamos plantear una). Por un lado, como ya dijimos, ayuda al desarrollo de una función cerebral básica e importante. Ya por eso, garantiza su éxito y utilidad. También hay que tener en cuenta que en este mundo desde mediados del s.XX y principios del s.XXI la tendencia es a que los medios de comunicación personales y de masas generan cada vez más impactos breves. es decir, mini o micro incluso mensajes lo que hace que nuestra atención tenga que fluctuar a una velocidad de vértigo incluso a veces. En este contexto, el mindfulness (y otras prácticas) nos ayudan a equilibrar o compensar esa tendencia. También hay un elemento, para mi gusto, muy relacionado con el capitalismo. El tema de la aceptación. Un elemento importante del mindfulness es la aceptación de lo que hay. Y claro, si nos quedamos en eso, al capitalismo que solo está interesado en sistemas de consumo, le interesa tener consumidores dóciles. Aquí se evidencia algunas partes que el mindfulness no aborda de las tradiciones meditativas, y es el tomar consciencia y aceptar es el primer paso de muchos que nos debieran llevar a la ‘acción correcta’. Esta parte ya no le gusta al capitalismo en otros sistemas de poder, ¿quizá por eso no tiene tanto ‘éxito’ la meditación y si el mindfulness? Pues quizá. Y por último (aunque podríamos hablar de muchas cosas más con esta pregunta) está el tema de la evitación. ¿qué tiene que ver la evitación? Pues forma parte de nuestra vida en un círculo constante, entre la evitación y el afrontamiento. Las prácticas de mindfulness reducen el estrés, relajan y generan la posibilidad de relativizar algunos temas. En este aspecto, tenemos que va muy en línea con una sociedad que intenta (o hacen que así sea) mirar para otro lado de los gravísimos problemas que estamos viviendo. ¿me explico? No quiero decir con esto que todas las personas que los practiquen eviten de forma constante, para nada, pero se da mucho el caso y depende del instructor con el que te formes.

4) Para qué sujetos está indicado el Mindfulness?

Dicho esto, el mindfulness está indicado para casi todas las personas pero como una herramienta más. Porque dependiendo del perfil de cada uno, de nuestros problemas, de nuestras estructuras de apego, de nuestras estructuras cerebrales, de nuestra personalidad, etc nos vendrán mejor una u otras prácticas. Si bien es cierto que tradicionalmente la meditación no estaba recomendada para personas que hoy diríamos tienen problemas psicológicos graves si se pueden hacer según qué ejercicios de mindfulness. Y muchas veces no se trata de saber para quién está indicada una práctica sino más bien en qué momento de esta persona está o no indicada ¿me explico?

5) Son los niños y adolescentes buenos candidatos?

Sin duda, porque como ya mencionamos, al ser una función cerebral basica, su trabajo beneficia en el proceso de desarrollo humano, de enseñanza-aprendizaje, etc. Por eso debieran incorporarse estas prácticas como un trabajo más en todos los ámbitos, desde los padres y madres hasta personal docente de todos los niveles. Incorporando ejercicios sencillos pero no por eso menos potentes.

6) Cuál es el perfil del profesional más adecuado para tratar con Mindfulness?

Tema espinoso. Aquí nos encontramos con que una cosa es la formación y habilidades de un profesional y otra cosa es su titulación. Puedes tener un escritor consagrado que domine la literatura, pero a la hora de ponerle frente un grupo de adolescentes tiene que tener una titulación que le acredite, ¿no? pues esto está pasando. Puedes haber hecho cursos de mindfulness e, incluso, tener una experiencia de años de práctica pero eso no significa que puedas ser un buen instructor. En mi opinión, debiera ser un profesional de la psicología. Al menos el que haga un acompañamiento. ¿por qué? porque el ponerte a hacer estas prácticas pueden generar preguntas y surgir cuestiones que son, esencialmente, temas de la psicología. Yo animo a las personas que acuden a mi consulta a que puedan buscar espacios para este tipo de prácticas pero claro, están asistiendo con regularidad a terapia y eso me permite acompañarles en el proceso y estar atento a determinados indicadores.

7) Cómo es el encuadre de esta práctica? 1 sesión a la semana? 2 al mes?

Una cosa es la práctica y otra cosa es el aprendizaje de la misma. Para el aprendizaje hay un modelo que viene de USA, basado en los modelos de Jon Kabat-Zinn, que son 8 semanas donde se da una sesión semanal y unas indicaciones de prácticas diarias más una o más jornadas de varias horas. Pero lo que es la práctica en sí, lo buenos es darle constancia, una sesión diaria es lo mejor. Aunque solo sea algunos días de 5 minutos.

8 ) Por último y agradeciéndole enormemente la entrevista que nos ha concedido para este Blog, dónde puede un profesional formarse con calidad sobre el Mindfulness?

Uf…. complicada respuesta. Hay algunos centros con mucha experiencia pero dependerá del instructor que te toque. Creo que un profesional de la psicología que quiera formarse en mindfulness debiera hacerlo en diferentes centros para nutrirse de diferentes fuentes y, a al vez, comparar prácticas. Pero también es imprescindible que se formen en diferentes tradiciones meditativas. Es como si en vez de estudiar psicología solo estudiases las técnicas de reestructuración cognitiva, ¿puedes ser un buen psicoterapeuta? Pues lo dudo.

Entrevista realizada por el Psicólogo Habilitado Sanitario Carlos Sos Ruiz Colg M22685 a Don Héctor Corradazzi, Psicólogo Habilitado Sanitario Colg M24.304 (M12602 anterior). © 2019 all rights reserved.