Ataques de pánico

Raspberry tart

Los ataques de pánico son, actualmente una de las consultas más frecuentes en el ámbito de la salud mental. De inicio en muchas ocasiones repentino, y no limitados a ninguna situación o conjunto de situaciones particulares, pueden llegar a mermar de forma importante la calidad de vida de una persona.

Los ataques de pánico cursan con sensaciones de miedo intenso y de ello se derivan reacciones físicas graves sin peligro real o aparente que lo desencadene.

Algunos de los síntomas de los ataques de pánico, que los hacen tan alarmantes y escandalosos son:

-Sensación de peligro o de muerte inminente.

-Náuseas, sofocos, escalofríos, sudor, temblores, dolor de pecho y/o de cabeza…

– Mareos, sensación de entumecimiento, hormigueo o desvanecimiento, desmayos.

– Miedo a perder el control o a la muerte.

Y en este punto nos debemos detener. Una de las piedras angulares, por no decir que la principal de este trastorno tiene como origen o etiología el miedo  a morir, a perder el control o a enloquecer. Además, operan aquí, factores como el condicionamiento y reforzamiento de conductas de evitación. Esto se debe a que a menudo, el miedo y los síntomas fisiológicos van in crescendo y eso hace que los sujetos que lo padecen, terminan por salir y escapar de donde se encuentren.

Todo ello conlleva a una evitación que conlleva otro problema en sí mismo. Las personas comienzan a restringir sus vidas y a llevarlas a cabo en función de evitar lugares, situaciones, o sitios públicos, donde ellos anticipan que los ataques de pánico pueden sobrevenir. Esto hace que se entre en un círculo vicioso en el que la persona acaba en los casos más extremos, por no salir de casa agravándose la situación y haciendo que la recuperación sea cada vez más costosa y más lejana, pues en muchos casos es la propia exposición, por reforzamiento y condicionamiento también, sin consecuencias adversas, la que ayuda entre otras herramientas implementadas en consulta, la que lleva a superar los ataques de pánico.

No se sabe con seguridad una causa certera de los ataques de pánico, pero entre algunos factores, podemos encontrar la genética, estar expuesto a altos niveles de estrés, un carácter más sensible a las emociones negativas, y cambios en el funcionamiento cerebral. En esta ultima podemos incluir uso y abuso de drogas entre otras.

Los ataques de pánico, siempre aparecen de forma repentina e inesperada la primera vez. Más tarde se mantienen en el tiempo y se desencadenan debido a ciertas situaciones, y es aquí donde los profesionales de la salud mental tienen que cortar el proceso primeramente evitando la generalización por extensión de las situaciones que producen la anticipación de un posible ataque de pánico y por otro lado ir intentando erradicarlos por completo.

Son muchas las personas que por ejemplo tienen un ataque de pánico por primera vez en una situación social como lo es un autobús. En un futuro la persona tenderá a evitar subirse a un autobús.

También en los ataques de pánico, con frecuencia en consulta las personas que los sufren siempre refieren un síntoma característico y muy molesto, muy ligado  a la ansiedad: la despersonalización o desrealización. Consisten en sentir que uno no está dentro de su propio cuerpo y/o mente, y este es uno de los síntomas que tanto producen esa sensación de peligro inminente o muerte.

Para el diagnostico, será importante hacer hincapié en dos puntos muy importantes:

Primeramente se revisará mediante análisis de sangre el estado de la tiroides así como se verificara el estado del corazón y su funcionamiento.

Y por supuesto se llevará a cabo una evaluación psicológica en la que se examinen con minuciosidad los síntomas, preocupaciones y temores de la persona, así como problemas familiares, relacionales, situaciones que se pueden estar evitando y antecedentes familiares de este problema.

El mejor tratamiento para los ataques de pánico es sin duda la psicoterapia. La terapia cognitivo conductual con tintes de exposición in vivo puede llegar a ser altamente efectiva. Recordemos que igual que el trastorno de pánico se va agravando por puro condicionamiento, la forma de solucionarlo es la misma, pero sirviéndose de la otra cara de la moneda. También en algunas ocasiones se utilizan los psicofármacos, más concretamente los ansiolíticos, cuando los síntomas de los ataques de pánico, sobre todo los fisiológicos son tan fuertes que limitan enormemente la vida cotidiana de la persona. De cualquier modo, su uso siempre ha de controlarse por un psiquiatra tanto la pauta como dosis y frecuencias  de toma, y debe evitarse a toda costa su uso prolongado en el tiempo, pues aparte de crear dependencia, este tipo de fármacos no enfrentan ni gestionan el problema, que es lo que llevaría a su remisión, sino que son meros parches que tan solo eliminan la sintomatología mas aparatosa.

Bien, pues esto ha sido una explicación bastante somera de los ataques de pánico.

Es un problema muy frecuente al que conviene prestar atención en sus estadios más tempranos. Conviene también trabajar en él y prevenirlo, sobre todo en la actualidad con la problemática de la pandemia mundial. Personas que son proclives y sensibles a situaciones poco comunes como es esta que todos estamos viviendo, pueden sufrir mucho y acabar padeciendo trastornos derivados de la ansiedad.

RAQUEL HERRERO PALACIOS                                                            ENERO 2021

Bibliografía:

CIE-10. (1992), Meditor, Madrid.

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/panic-attacks/symptoms-causes/syc-20376021

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2021 all rights reserved.

LA FIGURA DE MARADONA DESDE LA VISION PSICOLOGICA

Raspberry tart

El pasado 25 de noviembre vivíamos la noticia de que Maradona, crack de fútbol a nivel mundial fallecía. Todo el mundo quedaba entristecido y las redes sociales se inundaban de homenajes y despedidas, señal todo ello de que, aunque una figura controvertida, era y es muy querido.

Analicemos primero el por qué de su éxito. Y no, no podemos esta vez apelar a la suerte como explicación.

Elegido por la FIFA como mejor jugador de futbol popular del S. XX, Diego Armando procedía de una familia numerosa de un pueblito de Buenos Aires sin grandes alardeos monetarios y de origen español y croata a su vez. A los 16 años debutaba en primera división, lo cual nos indica el talento del que ya hacía alarde. Nada le costó fichar por el Boca Juniors el rey de los equipos argentinos y ahí vivió su primer mundial. Con unas dotes de líder innegables, Maradona iba creciendo casi más rápido como personaje que su rápida y astronómica carrera.  Sería campeón mundial en México en 1986 en lo que parecía una carrera imparable y sin apenas esfuerzo. Realmente era puro talento… se consagraría como mito en el futbol europeo y americano, y acabaría retirado del juego con su equipo del alma, el Boca en 1997.

Al margen del mundo futbolístico, demostró sobradamente su capacidad en otras tareas relacionadas o no con este mundo futbolero como otros deportes (esgrima), comentarista deportivo, comentarista de televisión, embajador deportivo, entre otras actividades muy dispares.

Pero, analicemos otra de las caras de esta figura futbolística tan importante. Por todos es conocido la vida de excesos que llevo Diego que le costaron más de un problema con sus equipos e incluso con algunos de los países que visitaba.

Todo lo contrario a lo que nuestro sentido común nos llevaría a pensar, su problema con las drogas no sobrevino a una edad temprana o de riesgo, si no ya bien asentado en 1994 en las épocas del Barcelona y más tarde en Nápoles cuando se empezó a codear con la Camorra Napolitana. De marcado carácter, explosivo y de poca paciencia, el Pelusa siempre tuvo un hándicap muy presente debido a su personalidad que le arrastraría a los infiernos: el no saber filtrar las malas compañías e influencias y por otro lado una incapacidad de decir no por miedo a desagradar o decepcionar a los demás.

Parecen mentira estas características en alguien tan grande y que ha logrado tantísimas cosas. Pero es una creencia que ha de desterrarse. A veces las personas mezclamos y confundimos estas ideas, personalidades consideradas genios en cualquiera de las inteligencias propuestas por Gardner, pueden perfectamente ser arrastradas a espirales de vicio, drogas, corrupción etc.

De todos es bien conocida su adicción a la cocaína a la que trataba de poner remedio en repetidas ocasiones y sin éxito. Asimismo, tuvo muchos problemas con su carácter explosivo que a mayores exacerbaron estas sustancias. De aquí pasó de problemas con las drogas afectándole seriamente a su trabajo y profesión a afectarle con parejas y managers con los que tuvo serios conflictos y acabó en numerosas ocasiones en los tribunales.

En este sentido su personalidad débil con poca asertividad, su ascenso astronómico, y facilidad de tener todo lo que quisiera a su alcance, junto con sus escasas herramientas para distinguir la gente que le convenía de la que no, fueron el caldo de cultivo perfecto para llevar su vida al borde del desastre. Ahora bien, su grandeza se notaba en su resiliencia, pues siempre salía a flote por muy mal que se le vinieran dadas.

Aquí también debemos hacer mención al interés y abuso que llevaron a cabo esas malas compañías de las que se rodeaba. Muchos de ellos siempre estaban en la cresta de la ola, como auténticos vampiros económicos y emocionales, y en sus estrepitosas caídas, desaparecían de forma fulminante. Un ejemplo claro y paralelismo a esta historia la tenemos en nuestro país con el famoso boxeador madrileño Poli Díaz archiconocido como el Potro de Vallecas. Sin duda una vida de excesos siempre reforzadas por personas poco recomendables  que pusieron sombras en una carrera fulgurante y de ascenso rápido, pero sobradamente ganado y merecido.

Lo que es innegable es la luz del Pelusa, su fuerza arrolladora, sus idas y venidas y la capacidad que tuvo de caerse y levantarse siempre, surgiendo como el Ave Fénix.

Ese era el magnetismo y fuerza de Diego Armando, eso fue lo que le llevó a lo más alto. Su capacidad de liderazgo, de esfuerzo, su autodisciplina. Y es por ello que cuando uno tiene y consigue todo lo que ha peleado y todo a su vez llega al alcance de la mano, se es muy fuerte, pero a la vez se vuelve más frágil y lo pueden romper con más facilidad. El fue y será un astro del futbol mundial, único e irrepetible, Maradona.     

Que la tierra te sea leve.

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

La importancia de poner límites a los niños sin ser autoritario

Raspberry tart

Todos y cada uno de nosotros hemos visto alguna vez a alguien desbordado con un niño: ya sean hijos, sobrinos, nietos…

A priori puede resultar complicado, pero si se pone límites de forma consistente (es decir continua en el tiempo) veremos que todo esto, da sus frutos.

Uno de los mejores consejos que se pueden dar para poner límites con los críos sin caer en el ser un dictador es, la objetividad. Cuando somos objetivos estamos siendo juntos y el niño lo ve todo más claro.

Las broncas no se echan porque hoy tengo un mal día, o porque lo digo yo. La objetividad nos permite demostrar.

Otra opción y consejo muy buenos es dar opciones para que ellos elijan entre dos alternativas si se ven desbordados: esto aplica muy bien cuando quieren que les compremos dos o más juguetes.

La firmeza es otra llave que nos lleva al éxito. Debemos imponernos con firmeza, sin gritos ni cosas raras que seguro van a asustar al niño. Con dirigirnos a ellos con el rostro serio y sin titubeos, es suficiente.

A la vez se han de llevar a cabo dos comportamientos que a priori pueden parecer contradictorios: guardar las distancias porque no somos amigos del niño somos o su cuidador, o sus padres, o sus abuelos o sus maestros. Pero a la vez, debemos de ser cercanos y empáticos con el niño. El ponernos a su altura para hablarles, es fundamental. Guardar las distancias con los niños nos ayudará a mantenernos siempre como una figura de autoridad, pero tampoco podemos caer en auténticos dictadores. Esto último es una delgada línea que no se ha de traspasar, ya que afecta al desarrollo afectivo de los niños.

Debemos siempre reforzar lo positivo y nunca lo negativo. Si hacemos lo segundo estamos haciendo más probable que la conducta no deseada se mantenga y no se extinga que es el objetivo. Si enfatizamos lo negativo con frecuencia corremos el riesgo de que el niño vea afectado su autoestima y autoconcepto.

Una de las mejores cosas que podemos hacer para que los niños obedezcan es ser razonables y explicar el por qué de las cosas. Que indeseada era la forma de educar de pocas décadas atrás con él: “porque lo digo yo y punto” esos argumentos se desacreditan por si solos. Explicando hacemos que el niño entienda nuestro malestar, comprendiéndonos y facilitando todo el proceso.

Es muy importante que seamos firmes. Nunca podemos permitir que un niño nos tome a la ligera, la firmeza en el argumento nos aporta seguridad, convencimiento y  los niños lo perciben todo. Perciben la inseguridad con mucha facilidad. Debemos demostrar que estamos convencidos de lo que expresamos de nuestros argumentos y creencias. Si no somos firmes, el niño ganará. Percibirá que hemos tirado la toalla y se sentirá fuerte y triunfador.

Y sobre todo, y más importante: hay que desaprobar la conducta del niño, no al niño. Muchas personas cuando riñen o reprenden a un niño por haber hecho algo, se meten literalmente con él: lo infravaloran, y explican su conducta mediante causas internas y estables en el menor. Con esto hay que tener mucho cuidado, conlleva consecuencias pésimas a largo plazo y daña el autoconcepto afectando seriamente al desarrollo afectivo.

Si desaprobamos al niño, solo conseguimos que se sienta triste, que no se sienta útil, y que nos tenga miedo. Somos figuras de autoridad que le ayudamos a ser mejor persona, no alguien a quien haya de temer.

Para concluir expondré y resumiré que para lograr nuestro objetivo, que es poner límites sin caer en la dictadura, basta con hacer uso de la empatía y el sentido común. Con estas dos cosas tendremos casi todo el camino hecho, para nada necesitamos hacer un máster en psicología infantil. La paciencia es un elemento elemental asimismo, ya que los niños, la requieren. Ellos no tienen la capacidad que tenemos nosotros y por tanto somos nosotros quienes debemos controlar la situación y nuestras emociones.

Perder los papeles delante de un niño puede producir en ellos respuestas agresivas, ira, frustración … a parte de que presencian y se empapan de pésimos modelos de conducta. Seamos adultos capaces y efectivos para evitar conductas no deseadas, y no nos convirtamos en enemigos del niño o una figura a la que temer. Es mucho más difícil incurrir en esos errores, que hacerlo correctamente. Usemos nuestras grandes aliadas, sentido común y empatía, muchas veces muy olvidadas en nuestro mundo frenético e híper desarrollado.

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2020 all rights reserved.

Informática y Redes Sociales en el mundo de la Psicología. Entrevista al psicólogo Unai Aso.

En la sesión de hoy, hablaremos este tema: Informática y Redes Sociales en el mundo de la Psicología.

Entrevista al programador informático y psicólogo Unai Aso. Entrevistador: Carlos Sos

07-Julio-2020

Conozcamos al entrevistado:

Unai Aso es un apasionado desde que tiene uso de razón por las ciencias y el conocimiento en general. Comenzó estudiando programación informática y trabajó una temporada en el mundo tecnológico como programador. Más tarde, impulsado por una vocación que siempre ha tenido, decidió estudiar Psicología para intentar comprender qué nos motiva a sentir y pensar de determinada manera y por qué somos como somos y hacemos lo que hacemos.

Formado como psicólogo sanitario y especializado en neuropsicología, ha trabajado en diversos centros y gabinetes privados, así como por su cuenta realizando rehabilitación cognitiva en consulta y terapia online. También ha llevado a cabo labores de redacción y divulgación de contenidos sobre psicología, neurociencias y salud en algunos de los portales de habla hispana más visitados de la red.

Duelo. Entrevista a la psicóloga Mónica González Martín

En la sesión de hoy, trabajaremos un tema muy conocido por todos, pero poco profundizado, el Duelo.

Entrevistamos a la psicóloga Mónica González Martin, que trabaja en la Getafe y Pinto (Madrid) España.

Entrevistador: psicólogo Carlos Sos, Valladolid, España.

Mónica González Martín, es psicóloga especializada en terapia individual, terapia de pareja y sexualidad, terapia de familia, enfermedad mental, discapacidad intelectual, niños y adolescentes. Tiene amplia formación en las orientaciones de psicología sistémica, psicoanálisis, psicodrama y psicología cognitivo-conductual. Trabaja en sus consultorios de Getafe y Pinto (Madrid).

25-Junio-2020