Musicoterapia en España. 2020

En la sesión de hoy, el tema es nuevo para nosotros: LA MUSICOTERAPIA
Entrevistamos a la psicóloga y musicoterapeuta Marta Nieto. Esperamos que disfruten de la entrevista, y sea de su interés.

EL PÁNICO Y MIEDO IRRACIONAL: ¿QUÉ LO SOSTIENE?

Raspberry tart

En estos días estamos sin duda acudiendo a un escenario histórico. Tened claro que nuestros hijos, lo estudiarán en sus libros de historia.

Todo esto del coronavirus nos ha venido un poco grande a los españoles. Con nuestro carácter improvisador y apasionados por el terraceo, nos habían llegado ciertas voces de oriente advirtiendo, pero muchos lo tomaron como algo baladí.

Como se suele decir, en menos que canta un gallo, el problema llegaba a nuestra vecina Italia, y casi al instante a nuestro país. Y ya era demasiado tarde.

Entonces los medios de comunicación, siguiendo la pauta de su trabajo, soltaron la bomba que cayó en miles de hogares, e hizo estremecer a no pocos.

Asistimos entonces a: colapso de supermercados, desabastecimiento de ciertos productos como el papel higienico (el arroz seguía en su estantería) e histeria generalizada. Por supuesto productos como mascarillas y gel desinfectante desaparecieron para siempre por momentos llevando a pura especulación con ellos.

Mi última tarde en libertad, tan cercana pero que la siento tan lejana, nadie ni nada me haría presagiar que en pocas horas estaríamos (o deberíamos estar) confinados en casa obedeciendo un estado de emergencia nacional.

Y entonces la histeria se generalizó: el desabastecimiento de supermercados debido al acaparamiento y compra masiva, continuó para dejar sin bienes esenciales a curritos tras una intensa jornada laboral, o a abuelitos con poca movilidad, que acudían en pareja apoyados el uno en el otro para poder traer a casa a duras penas 4 productos.

Y esto nos debe llevar a reflexión. ¿Por qué?

Somos histeria pura y dura, tan fácilmente manipulables… yo misma confieso haber tenido miedo y estar desestabilizada emocionalmente. Yo psicóloga, de profesión y vocación. El cazador cazado.

Los mass media, la presión del igual, el miedo a un enemigo invisible como esta vez, hacen actuar al ser humano de las formas más insolidarias y estúpidas históricamente conocidas. Estos días se han podido ver mucha inmadurez e irracionalidad. Ante hecatombe, que no sabemos lo que durara, muchos pueden estar tranquilos de estarse limpiando con el mismo lote de papel higiénico hasta las navidades siguientes.

Pero bueno, reflexionemos y tiremos de hemeroteca (como se suele decir) tanto en literatura como en cine, tenemos buenos ejemplos eso si figurados o ficticios que por desgracia se han hecho realidad en nuestros días:

 

Obras como el Decamerón de nuestro querido Boccaccio, La peste de Camus,  o La Máscara de la muerte roja de Poe, fueron magnificas profecías de los tiempos que hoy nos está tocando vivir.

Pero no solo tenemos estos ejemplos en los libros. Ya si nos fijamos en el cine, tenemos multitud de ejemplos de los más a los menos aterradores. Y en todos más de lo mismo, supermercados vacios, incivismo, insolidaridad, egoísmo, y mirarse al ombligo. Películas como Guerra Mundial z, La Peste, Contagio  e incluso la ya antigua Pánico en las Calles son muestras de estos sucesos llevados a la gran pantalla.

El balance de todo esto: pues que todas estas obras artísticas han ilustrado muy bien lo que estamos viendo estos días. Decretan el estado de emergencia y con él el confinamiento y al día siguiente miles de runners, bicicleteros, paseadores de perros compulsivos y otros despistados sobre todo mayores se echan a las calles. Seamos cívicos.

Apelemos al sentido común, nos estamos quedando en casa para que miles de sanitarios, transportistas, cajeras y otros indispensables puedan hacer bien su trabajo y no llegue a mas la situación. Por qué nos empeñamos en retarles a un pulso. Solo conseguiremos contribuir al aumento exponencial de casos, y que el sacrificio que realizan estos grandes profesionales sea en vano. Ya habrá tiempo de salir, se trata de que si nos infectemos, lo hagamos escalonadamente, por favor pensemos en los demás y en nosotros. No saturemos los recursos, si ellos enferman nos quedaremos desvalidos.

Y para terminar quiero pensar que algo muy bueno vendrá de todo esto. Agradeceremos todo mas, nuestra libertad, quizá nos planteemos muchas cosas que hay en nuestra vida que queríamos cambiar. Quiero pensar que la investigación será prolija y que no solo descubriremos la vacuna para esta enfermedad.

Quiero pensar que  la economía mundial resurgirá y que tendremos nuevas y creativas formas de trabajar. Esas cosas que a los divergente pensadores y creativos nos encantan.

Nuestra sanidad se verá fortalecida así como el sector comercial de primera necesidad y logística.

Estos días, me calma observar como personas ponen su altruismo en la palestra y salen personas de mi generación y más jóvenes que se prestan a cuidar niños, hacer compras a mayores, etc.

 Esto es con lo que me quedo, y sobre esto reflexionare para pasar la dura cuarentena que se avecina.

Quedaos en casa, no merece la pena correr riesgos innecesarios. Pronto nos veremos, en las calles, en las terrazas, en las tiendas, y dudo mucho que en la zona del papel higiénico, en la que estaremos unos pocos trasgresores de la norma. Animo, fuerza,  y feliz confinamiento.

 

RAQUEL HERRERO PALACIOS

 

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20200313/novelas-virus-coranavirus-peste-7889341

https://www.infobae.com/america/cultura-america/2020/03/15/cuando-el-cine-se-anticipa-10-peliculas-sobre-virus-y-epidemias-que-amenazan-a-la-humanidad/

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2019 all rights reserved.



El trastorno de control de impulsos. Actualización en 2020

Raspberry tart

De causa o etiología desconocidas, los trastornos del control de impulsos engloban a un grupo de trastornos, cuyas características más salientes son: no soportar o resistir el impulso de llevar a cabo determinadas acciones siendo en muchas ocasiones peligrosas para el propio sujeto o los demás, tensión emocional presente antes de llevar a cabo la citada acción, durante la acción sensación placentera, de libertad y de control, y en ocasiones también tras la acción puede hacerse presente el remordimiento o la culpa.

Hay numerosos tipos. Y además no nos hace falta reseñar que, el trastorno de control de impulsos, está íntimamente ligado con el TOC. También este trastorno se relaciona con la ansiedad, ya que puede actuar como causa o como consecuencia del mismo, y como no, no deja de ser una adicción, ya que muchas personas que sufren este trastorno, se ven inmersas en infinitas espirales de las que no pueden salir, ya que son adictos en cierto modo a realizar o completar esos impulsos. Y muchas veces como hemos dicho, de forma compulsiva.

Entre los numerosos tipos existentes de este tipo de trastorno, estarían:

El trastorno explosivo intermitente. La característica más saliente es el ataque de ira que lleva aparejado, suelen remitir rápidamente y hay alto nivel de arrepentimiento y autorreproche.

Cleptomanía. Se trata de un impulso irrefrenable de robar objetos con o sin valor. No premeditado.

Piromanía. Se trata de una fascinación por el fuego y gratificación por provocarlo. Premeditado.

Ludopatía. O juego patológico. Conducta de juego persistente y en aumento. Desequilibra los ámbitos familiar, económico y social de quien la padece.

Tricotilomanía. Falta de control de impulsos que lleva a tirarse del pelo y arrancarlo provocando calvas en muchos de los casos. Muchas veces puede ir relacionado con la tricofagia; esto es, arrancarse el pelo y comérselo.

Dermatilomanía. Compulsión por rascar, excoriar o pellizcar la propia piel causando lesiones.

Onicofagia: hábito compulsivo de comer, cortar o morder las uñas. Se ve sobre todo en la infancia y puede llegar  a mantenerse a lo largo de la vida.

Dermatofagia: trastorno de control del impulso relativo a morderse y comerse la piel de alrededor de las uñas. Frecuente en niños y también puede mantenerse en la vida adulta.

Tricofagia: fallo en el control de impulsos relativo a arrancarse el pelo y comérselo.

Compra por impulso o comprador compulsivo: impulsos irresistibles de compras espontaneas y no premeditadas. Lo hacen repetidas veces.

Síndrome de acaparador compulsivo: tienden a acumular o adquirir artículos de forma excesiva en todos los sentidos. Incluyendo objetos sin valor, insalubres o peligrosos.

Cabe reseñar que dentro de los trastornos del control de impulsos, existe una subcategoria, que engloba cinco trastornos que se focalizan en el cuerpo: tricotilomania (pelo), onicofagia (uñas), dermatofagia (piel), dermatilomanía (piel), y tricofagia (pelo).

Todas estas conductas, y otras no expuestas menos frecuentes pero que suceden, pueden tener una etiología difusa, pero en lo que los autores tienen consenso es, en que infancias y desarrollos problemáticos, marcados por la ansiedad y los conflictos en cualesquiera que sean los ámbitos, parecen actuar como coadyuvantes para todo este tipo de conductas. Este tema en si mismo daría para un articulo propio, por lo que explicamos someramente la idea. En resumen, grandes cantidades de ansiedad y estrés pueden desembocar en uno de estos trastornos, y a su vez, estos son la consecuencia que tienen todos y cada uno como denominador común.

¿Cómo afrontar este problema desde la psicología?

Pues en este sentido también se observa un punto de encuentro entre los profesionales de la salud mental: lo ideal en estos casos es la terapia cognitivo conductual. Por un lado se restablecen y reforman los esquemas cognitivos de la persona, y se educan las conductas eliminando la ansiedad y trabajando sobre ella, para así intentar ir cortando las conductas compulsivas que hacen fallar el control de impulsos.

Los trastornos del control de impulsos, aunque desconocidos e ignorados, tienen una alta prevalencia, y la comunidad científica debería investigarlos para atajar las posibles causas. Es un problema muy grave, que desestabiliza las vidas de quienes lo padecen y de sus familiares y allegados, a los niveles: interpersonal, económico, social, de salud, amoroso, familiar etc.  Debemos por tanto concienciarnos de su gravedad y de las formas de prevenirlos o promocionar pautas de una vida saludable que hagan estar a las personas “vacunadas” ante la probabilidad de caer en el problema.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.cop.es/colegiados/MU00024/impulsos.htm

https://www.familiaysalud.es/sintomas-y-enfermedades/cerebro-y-sistema-nervioso/salud-mental/trastorno-del-control-de-los

https://fepsm.org/files/publicaciones/Los_trastornos_del_control_de_los_impulsos_y_las_psicopat%C3%ADas.pdf

http://www.fundacioncadah.org/web/printPDF.php?idweb=1&account=j289eghfd7511986&contenido=trastornos-disruptivos-del-control-de-los-impulsos-y-la-conducta

PARA SABER MÁS

http://www.fundacioncadah.org/web/printPDF.php?idweb=1&account=j289eghfd7511986&contenido=trastornos-disruptivos-del-control-de-los-impulsos-y-la-conducta

http://asapme.org/guia-de-enfermedades-mentales/trastorno-del-control-de-los-impulsos/

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2019 all rights reserved.

Salario emocional, apostar por el talento y el bienestar de los trabajadores

Raspberry tart

¿Hasta qué punto el dinero es lo más importante para un trabajador? ¿existen otros tipos de retribuciones que valoran los empleados? ¿un sueldo alto es la mejor forma para retener el talento?

Aunque hubo un tiempo en el que el tema económico fue el aspecto más valorado a nivel laboral, en la actualidad parece que no lo es tanto -al menos no es el único-, el salario emocional también cuenta y cada vez más.

En la actualidad, no solo existen nuevas profesiones a partir de la revolución digital, sino que los candidatos son mucho más exigentes y tienen otro tipo de inquietudes. Las empresas tienen que adaptarse a ellos. Algunas como Google o Facebook lo saben y ofrecen a sus empleados no solo buenas condiciones económicas sino retribuciones a nivel emocional enfocadas en el aumento de sus niveles de motivación, productividad y bienestar.

Horarios flexibles, actividades de ocio, planes de jubilación, coches de empresa, descuentos en establecimientos, viajes o sesiones de yoga y masajes son solo algunos ejemplos. Se trata de retribuciones que van más allá de lo económico y que tienen como objetivo satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador.

El salario emocional implica dar “la oportunidad para que las personas de todo nivel se sientan inspiradas, escuchadas, consideradas y valoradas como parte de equipos; de los cuales se sienten orgullosos de pertenecer, crecer, desarrollarse y ser cada vez más empleables” (Temple, 2007).

Como vemos, este tipo de compensación es un avance a nivel laboral, un indicativo de que ciertas empresas se preocupan por la calidad de vida de sus trabajadores y de que comprenden que el estado de ánimo y los niveles de satisfacción y motivación de los empleados son aspectos claves para su productividad y rendimiento. De hecho, Great Place to Work es una organización a nivel internacional que selecciona anualmente a las empresas que son valoradas así por sus trabajadores, para luego hacer un ranking.

Ahora bien, para ofrecer un salario emocional adecuado no basta con querer que los trabajadores se encuentra bien, sino que es necesario un estudio de los factores o condiciones que influyen en su bienestar. Para ello, los departamentos de Recursos humanos deben tener en cuenta cuáles son las condiciones para trabajar a gusto, para tener un espacio de trabajo adecuado, para crear un clima positivo de compañerismo y, sobre todo, qué opciones pueden ofrecer para la conciliación del trabajo y la familia. De esta forma, las empresas no solo tendrán a empleados satisfechos, sino que estarán motivados y serán un reclamo para la atracción del talento. Y además reducirán el absentismo laboral y el número de rotaciones de personal.

De hecho, según el psicólogo israelí y doctorado en Comportamiento Tal Ben Shahar organizacional, “la felicidad, tanto en el campo personal como en profesional, deriva en un mayor índice de eficiencia y productividad laboral y ayuda a la retención del talento”.

Además, el salario emocional impacta de forma muy positiva en la propia valoración del trabajador a nivel laboral, ya que se siente reconocido, válido y con un fuerte sentimiento de pertenencia hacia la empresa, por lo que aumenta su compromiso con ella.

Como vemos, preocuparse por los trabajadores es una de los aspectos que más deben de tener en cuenta las empresas, porque al fin y al cabo, estas no son posibles sin su esfuerzo y dedicación. Y aunque las condiciones económicas son importantes porque permiten vivir, el salario emocional también lo es porque ofrece la posibilidad de sentirse vivo.

Bibliografía:

  • Fundación RH (2006). El Salario Emocional. Recuperado el 20 de octubre de 2014 de http://www.factorhuma.org/attachments_secure/article/8299/salari_emocional_cast.pdf Guataquí, J. (2009). Impacto de la reforma laboral-Ley 789 de 2002 en Colombia. Magazines del Mercado de Trabajo, número 1. Bogotá: Ministerio de Protección Social.
  • Polo, José María. Retribución emocional. Barcelona: Ediciones Granica, 2005.

Artículo escrito y cedido a este Blog por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas ©. Todos los derechos reservados/All rights reserved.

¿Por qué cuando estoy nervioso como más?

Raspberry tart

La pregunta que más de una vez nos hemos hecho. Es algo que siempre solemos observar en estudiantes en época de exámenes, en personas que realizan un viaje circunstancial u otro tipo de situaciones afines.

La respuesta, es fácil: las emociones están relacionadas con impulsos básicos y comer es uno de ellos.

Ciertas situaciones de la vida, activan nuestras alertas, el cuerpo y la mente se preparan para reaccionar, y este puede ser, si se dan las circunstancias, uno de los efectos colaterales. Comer para pasar el mal trago, y por encima de la cantidad normal.

 Comer desmesuradamente nos lleva a una calma rápida y un refuerzo positivo fuerte. Todo está bien cuando comemos y además, la sangre que activaba las partes del cuerpo necesarias para la lucha o combatir la ansiedad luchan en competencia por la sangre destinada al sistema digestivo para la digestión dejando menos recursos a la ansiedad, y por ende, tranquilizándonos.

Claramente, cuando se reacciona de una forma exagerada y excesiva, entra en juego la ansiedad y por ello dejamos de ser tan comedidos como siempre. El área de las emociones, sobre todo la amígdala, se prepara y se pone a trabajar “a tope” por lo que, según que personas para contrarrestar esto, realizan una serie de conductas y entre ellas puede ser la de comer grandes cantidades.

Así pues, el comer emocionalmente suele suceder ante cataclismos emocionales como fallecimientos o divorcios.

En estas situaciones de hambre emocional, suelen consumirse alimentos consuelo. Ciertos estudios demostraron que las personas felices tendían a consumir alimentos como pizza mientras que las tristes, algunos como helado o galletas.

Lo que es ley es que cuando estamos nerviosos y ansiosos no nos da por consumir vegetales o frutas. ¿Y esto por qué?

“Esto sucede porque los alimentos ricos en grasas, como el helado, pueden activar sustancias químicas corporales que crean una sensación de satisfacción y logro. Este rasgo casi adictivo puede hacer que volvamos a refugiarnos en esos alimentos cuando volvamos a sentirnos mal”.

Para detectar el hambre emocional, dejaremos unas pequeñas características que lo hacen inconfundible:

  • necesidad urgente de comer
  • deseo de comer algo en especial (por ejemplo, pizza o helado)
  • se come más de lo normal
  • sentimiento de culpa al terminar de comer

Lo más deseable si se detecta esta conducta es evitarla, ya que es una de las múltiples causas de la obesidad. Controlar la conducta de comer en estas circunstancias para manejar las emociones es lo ideal.

También es deseable aprender a afrontar las emociones y situaciones y con ello, gestionarlas de forma efectiva. Para ello uno de los primeros pasos es el autoconocimiento y las conductas sustitutivas.

Podemos probar con distraernos de la forma que sea, haciendo tareas, llamando a un familiar, e incluso podemos escribir sobre cómo nos sentimos para analizarlo posteriormente y conocernos mejor y manejar de mejor forma la ansiedad.

Hablar de lo que nos está pasando con alguien suele funcionar y ser muy eficaz. Debemos ser conscientes de que buscar la calma comiendo no es una solución y que nuestros problemas y circunstancias no se solventan con alimentos.

También deberíamos buscar alimentos sustitutos más saludables, y menos calóricos y grasos en casos de hambre emocional.

Un mensaje muy importante que me gustaría lanzar con este artículo es que actualmente, hay un montón de problemas y patología que se ve en consulta ligada al comer por nervios o hambre emocional. Es un problema creciente, que como ya reseñé antes puede conducir a trastornos de obesidad.

Una de las formas en que se manifiesta el hambre emocional es el conocido atracón o comer grandes cantidades de alimentos o más de lo que nuestro cuerpo puede asimilar en cortos periodos de tiempo. Hay que prestar mucha atención porque si se pierde el control con este tipo de conductas o se hacen muy frecuentemente, pueden llegar a convertirse en trastornos de la alimentación muy serios y perjudiciales para la salud, incluso convertirse en bulimia nerviosa.

No quiero dejar de recordar, que lo mejor en estos casos si se convierte en algo frecuente, o empieza a limitar la vida de quien lo padece, se debe consultar a un profesional y pedir ayuda, ya que esto permitirá mitigar el malestar y ansiedad del individuo e impedir caer en rutinas o costumbres perniciosas para la salud y la sana alimentación de cada uno.

Un profesional siempre nos escuchará y solucionara nuestro problema de la mejor forma para nosotros y nuestra mente. No dejemos que las cosas vayan a más y todo empeore.

BIBLIOGRAFÍA:

https://kidshealth.org/es/teens/emotional-eating-esp.html
https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20161017/411027602566/comer-ansiedad.html

PARA SABER MÁS Y AMPLIAR:

https://www.saludymedicinas.com.mx/nutricion/alimentacion/hambre-nerviosa-desorden-alimenticio-por-estres-y-nerviosismo

Artículo escrito y cedido a este Blog de la Psicóloga Raquel Herrero. Universidad de Salamanca

© 2019 all rights reserved.